+34 657 32 76 66 - 657 32 76 65 info@traveltourviajes.com

La Ciudad Sagrada de Caral, la primera ciudad de América

vista aérea de Caral en Perú

¿Conoces Perú? Seguramente, la primera imagen que se te viene a la cabeza cuando piensas en este milenario país es la típica postal del Santuario inca de Machu Picchu, quizás uno de los yacimientos arqueológicos más famosos del mundo. Pero, ¿sabías que Perú también alberga las ruinas de la ciudad más antigua de toda América? Te presentamos la Ciudad Sagrada de Caral, la primera ciudad del continente americano.

foto-de-caral-aerea

La Ciudad Sagrada Caral, un tesoro arqueológico en el corazón de Perú

A escasos kilómetros de la costa norte de Lima, en el desértico Valle del Supe, encontramos los vestigios de la antigua Ciudad Sagrada de Caral, cuyos más de 4000 años de antigüedad la convierten en la primera ciudad de América y en capital de la civilización más antigua de todo el continente, la Civilización Caral, contemporánea a Egipto y a Mesopotamia (en el Mediterráneo), y a China y la India.

anfiteatro-de-caral

Su descubrimiento causó una fuerte conmoción entre la comunidad científica, puesto que el hallazgo de una ciudad de las características de Caral datada en un periodo tan temprano alteraba todas las convicciones existentes sobre el proceso de urbanización de las poblaciones andinas, demostrando que la civilización en América surgió y se desarrolló de forma aislada y simultánea a las civilizaciones del otro lado de los océanos.

El yacimiento arqueológico ya era conocido desde principios del siglo XX, aunque nadie se hacía una idea de su antigüedad, siendo catalogado como un poblado acerámico, al igual que otros asentamientos hallados en el valle y litoral del Supe durante las múltiples excavaciones realizadas a lo largo del siglo. El primero en cuestionarse la antigüedad del yacimiento fue el arqueólogo Frederic Engel, en 1987, aunque el descubrimiento oficial tuvo lugar en 1994 de la mano de la arqueóloga Ruth Shady, quien confirmó mediante sus análisis la naturaleza precerámica de Caral, encumbrándola como la primera civilización andina. Fue, junto al descubrimiento de Machu Picchu en 1991, el mayor hallazgo arqueológico del siglo.

Foto cortesía de: Javier Fernández

¿Cómo era la Ciudad Sagrada de Caral?

Caral fue una ciudad monumental, de majestuosas plazas, avenidas rigurosamente planificadas y enormes edificios construidos con piedra y barro. A día de hoy, en un paseo por la antigua ciudad de Caral es posible contemplar los cimientos de las principales edificaciones que antaño albergaban la frenética actividad de esta milenaria capital, e intuir, mediante un ejercicio de imaginación, su deslumbrante aspecto original.

Foto cortesía de: Xauxa
Foto cortesía de: Xauxa

El complejo arqueológico de Caral se divide en dos zonas concéntricas, una central y otra periférica. La zona central es una suerte de acrópolis ligeramente elevada, en la que se encuentran las construcciones más importantes, de carácter religioso y político, como el Templo Mayor, la Pirámide del Anfiteatro, la Gran Plaza Central o el Templo del Altar Circular. Esta parte también alberga la zona residencial reservada a los dirigentes y cargos más importantes, donde podemos encontrar casas con grandes habitaciones y cuidados decorados. En la zona periférica se vislumbran los cimientos de una zona residencial menor, compuesta por humildes casas congregadas en pequeños grupos, y todavía se intuyen los restos de un antiguo observatorio astronómico.

Los conocimientos que los pueblos antiguos tenían de las estrellas son legendarios, y la cultura Caral hacía gala de esta sabiduría ancestral, al igual que los milenarios egipcios, aplicándola a la arquitectura de sus ciudades. Así, la Ciudad Sagrada de Caral podría haber sido concebida como una especie de calendario astronómico, puesto que sus siete grandes edificios fueron construidos atendiendo a las posiciones de diversos astros.

La Civilización Caral, la civilización más antigua de América

La Civilización Caral, con capital en la Ciudad Sagrada de Caral, se componía de casi una veintena de poblados distribuidos a lo largo del Valle del Supe, entre los que destacan Áspero, Kotosh y Miraya. Estos pueblos eran independientes entre sí, aunque estaban unidos por los lazos de la religión y la tradición, representadas en el poder central de la Ciudad Sagrada de Caral, lo que propició el surgimiento de una amplia y organizada red de intercambio basado en el arte y el comercio, consolidando el desarrollo pacífico de la región.

Ciertos investigadores han sugerido que Caral habría sido incapaz de mantener el dominio de sus poblados sin recurrir a la guerra, aunque esta hipótesis es difícilmente probable, al no haber aparecido armas, complejos militares o estructuras defensivas en ninguna de las excavaciones llevadas a cabo en los poblados caral del Valle del Supe, por lo que todavía es posible hallar esperanzas en una cultura que, hace miles de años, brotó con fuerza y supo mantenerse pacíficamente conservando sus lazos y valores.

Foto cortesía de: Mfdutra
Foto cortesía de:Mfdutra

A día de hoy, cuatro milenios más tarde, los restos de la misteriosa Civilización Caral duermen bajo la arena y los escombros que el tiempo fue acumulando en el ahora inerte Valle del Supe, esperando a curiosos visitantes a los que poder desvelar sus ancestrales secretos. ¿A qué esperas para viajar a Perú y conocerlos?

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más Información.
AceptarPrivacy Settings

GDPR

  • Cookies

Cookies